Feliz Cumpleaños para una Hija

Encontradas 46 felicitaciones de cumpleaños:

Soy la mamá más orgullosa y feliz del mundo, porque tengo a la hija más maravillosa de todas. ¡Feliz cumpleaños, mi amor!

Cada día que pasa se llena más de orgullo mi corazón y a Dios le agradezco por haberme bendecido con una hija como tú. Para tu vida deseo felicidad, amor, salud y que conquistes todos tus sueños. ¡Te amo mucho, hijita mía!

El día de mi princesa
Que cumplas muchos más, hijita

Un día tú fuiste la niña que me robó el corazón, y hoy eres la mujer que lo llena de orgullo. ¡Feliz cumpleaños, hija! Te deseo muchas alegrías para hoy y que todos los días de tu vida encuentres razones para ser feliz.

Que sigas tu camino sin dudar nunca de tu fuerza y capacidad para conquistar lo que te propongas. Para siempre serás mi amor verdadero y eterno.

Hoy es día de celebrar el momento en que naciste y te convertiste en la reina de mi corazón. ¡Feliz cumpleaños, hijita!

Te amo más que a todo en la vida, y mi felicidad es también la tuya. Y créelo, mi amor: lucharía contra lo que fuera necesario para poder verte feliz, para que puedas llegar a donde sueñas.

Hoy te deseo un día de alegrías, regalos y sonrisas en compañía de aquellos a quienes más amas en la vida. ¡Muchas felicidades, cariño mío!

Hoy es tu cumpleaños, hija mía, una fecha especial no sólo para ti, sino también para mí, pues recuerdo uno de los momentos más felices de mi vida.

Llegaste a mis brazos después de haber compartido existencia en mi cuerpo, y en mi corazón nació un amor que es tan grande, tan inmenso, que no existe comparación posible con nada. ¡Feliz cumpleaños mi amor!

Pero la felicidad de este día está un poco ofuscada por la distancia, pues me gustaría tanto abrazarte y besarte, decirte una vez más que soy una madre feliz y orgullosa de su hija.

Pero mi corazón de madre se alegra de saber que estás feliz, bien, segura, y luchando por tu vida, por tu felicidad. Y que seas feliz, es todo lo que quiero para ti.

Disfruta mucho tu día, y nunca olvides a tu madre que te ama más que a todo. ¡Felicidades, mi amor, hermosa!

Mi amada hija, hace veinte años que te sostuve por primera vez en mis brazos, pequeña e indefensa. Hoy te transformaste en una mujer linda y maravillosa. ¡Feliz cumpleaños mi retoño de amor eterno!

Es un orgullo y un privilegio ser tu madre, y a lo largo de estos veinte años haber acompañado tu crecimiento, tu evolución, tu brotar hacia el mundo. Pero, aunque ahora seas adulta, para mí serás siempre ese bebé que lloraba y reía en mi regazo.

¡Muchas felicidades hija mía! Que nunca falten los sueños en tu vida, que los realices y nunca pares de soñar y de luchar por ellos. Que las dificultades sean vencidas y que se transformen siempre en aprendizajes.

¡Te amo mucho, mi bella hija! Eres un ejemplo como hija y mujer. Nunca olvides que estaré aquí para ti siempre, para lo que necesites o sencillamente para estar.

Durante mucho tiempo soñé con tu llegada, hija, y me quedaba imaginando un mundo entero de alegrías sin fin y un amor especial.

Hoy, después de algunos años, sé que todo lo que soñé e imaginé no llega ni cerca a toda la felicidad y amor que siento por ti.

¡Felicitaciones por tu cumpleaños, mi amor! Tu todavía no entiendes el significado de esta fecha, y para ti es solo un día más, diferente por tener fiesta, regalos y atención extra.

Pero para mí esta fecha es todo, pues hoy celebramos el día en que conocí al gran amor de mi vida: ¡tú hija!

Me haces tan feliz, hija, y todo lo que deseo es que también seas muy feliz, hoy y para siempre. ¡Te amo!

¡Feliz cumpleaños, hija! Hace unos años, un día como hoy, conocí el verdadero amor de mi vida: tú. Llegaste con tu ternura y transformaste mi mundo.

Tú eres mi vida y ocupas una gran lugar en mi corazón. Te daría lo que fuera para verte feliz y, mientras la sangre siga fluyendo por mis venas, no dejaré que nada interponga entre tu felicidad y tú.

Que tengas un día especial y lleno de alegrías. ¡Te amo mucho, hijita!

¡Felicidades, hija! Hoy es el inicio de más un año en tu vida, y aunque ya se hayan pasado unos cuantos desde que naciste, en mi corazón siempre serás mi bebé, mi querida niña.

Cuando cierro los ojos y pienso en ti, escucho tu risita y veo tus manitos tanteando el mundo a tu alrededor. Y sonrío de amor y orgullo. Te quiero más que a mi vida y te deseo siempre lo mejor.

Que Dios te bendiga y te proteja en mi ausencia. ¡Feliz cumpleaños, mi amor!

¡Felicidades, querida! Hoy celebras un año más de experiencias, aventuras y sueños realizados. Deseo que la vida sea siempre tu gran amiga, y nunca olvides que estaré siempre a tu lado para todo.

Hija, eres la razón de todas mis sonrisas. Espero que a este día tan especial no le falte alegría, fiesta ni amor. Celebra tu cumpleaños con toda la intensidad y al lado de aquellos a quienes más amas. ¡Feliz cumpleaños, hija!

Hija mía, estoy inmensamente feliz por celebrar contigo un año más de tu vida. ¡Felicidades, querida! Eres y siempre serás amor más grande de mi vida. Desde el momento en que la vida nos juntó, me convertí en una persona más feliz.

A tu lado, todo se transforma en alegría. La magia de la vida ocurre siempre que me encuentro con tu mirada. Eres, hija mía, el gran milagro de mis días. Ten un cumpleaños lindo y maravilloso, igual que nuestra unión. ¡Te amo!

Hace hoy un año que esperábamos tu llegada con impaciencia y ansiedad, y que mi vida cambió por completo. Has revolucionado mi mundo, pues te convertiste en su centro. ¡Feliz primer cumpleaños, mi amor!

Sólo deseo que sigas creciendo fuerte y sana, y que la felicidad que vivimos en este primer año de tu vida se multiplique por todos los otros. Este amor que nos une es el más verdadero que existe, sobre todo es eterno e incondicional. ¡Te amo, hija mía!

Mi princesa adorada cumple hoy dos anillos de vida, y es mucha la felicidad que estoy sintiendo.
Estos dos años fueron de verdaderos descubrimientos e infinitas emociones. Todos los días he aprendido algo nuevo y diferente contigo, pero todavía tengo todo un mundo por descubrir.

Hija de mi corazón, que Dios te dé muchos años felices de vida, mucha salud, amor y amistad. Seré feliz si creces y te conviertes en una mujer fuerte y realizada.

¡Felicidades, mi princesa! Mi corazón es tuyo para siempre.

En tan solo tres meses mi vida cambió, y en tan poco tiempo creció dentro de mí un amor tan inmenso como el Universo, tan eterno como el tiempo. Mi hija es mi mayor tesoro, y hoy cumple tres meses de vida.

En este corto lapso de tiempo siento que viví y aprendí más que en toda mi vida. Es imposible explicar tan solo con palabras todo lo que siento, y decir que es amor, parece muy poco.

¡Felicidades, a mi linda y amada bebé por sus primeros meses de vida!

Hoy mi hija, cumple tres meses de vida, la alegría no me cabe en el corazón y se desborda en mi sonrisa.

Hace tres meses que soy plenamente feliz, como nunca antes lo había sido, pues mi tesoro, vino al mundo para complementarme. Es mucha la dicha que siento, y todos los días agradezco a Dios por la bendición que me concedió hace tres meses.

Mi hija es mi vida, mi mundo, mi mayor y eterno amor. Hoy, mañana y siempre, haré todo por su felicidad y su protección.

¡Felicidades y gracias, mi hija amada!

Hoy, mis grandes amores, completan un año más de vida. ¡Feliz cumpleaños, hijos míos!

Con ustedes fui doblemente bendecida, pues, de una sola vez gané dos hijos lindos y maravillosos.

Soy una madre feliz y orgullosa, que solo pide a Dios que, por siempre los guíe y proteja a ambos.

Sean felices, hijos míos, nunca olviden que siempre se tendrán uno al otro, que tener un gemelo es un regalo sin igual. ¡Felicidades a los dos!