Mensajes de Cumpleaños para mi Hija Mayor

Encontradas 32 felicitaciones de cumpleaños:

¡Feliz cumpleaños a ti, mi querida hija mayor! Fuiste la primera en llegar, y contigo aprendí todo lo que sé. Si cometí errores quiero que sepas que lo siento, y quiero agradecerte también por tener tanta paciencia conmigo.

Para mi eres una luz que no para de brillar en el camino, siempre firme, siempre valiente y atenta. Espero que sigas siendo como eres y que sigas disfrutando de todas las alegrías y buenos momentos de la vida. ¡Te adoro!
Así eres tú mi hijita mayor
Mi hija mayor la luz de todos mis días...
Que lindo es
ver a mi hija mayor
cumpliendo años, 
celebrando por su hermosa vida
teniendo a la familia alrededor
todos llenos de alegría. 

Hoy quiero dedicarte
estas palabras
que salen del corazón
de un papá orgulloso
y feliz, por ver a su hija alegre
y dando pasos importantes
en el camino.

Cuenta conmigo, 
no lo olvides, 
te ayudaré en todo 
lo que necesites. 

¡Muchas felicidades!
Mi querida hija mayor, siempre responsable y atenta a todo lo que yo pueda necesitar. Eres mi vida, mi luz, la persona que más me guía. Contigo puedo compartirlo todo, pues sé que me entiendes y que me ayudas. Es un orgullo tenerte, que seas tan buena y que hoy estés feliz, pues llega un año más para ti. 

Sigues creciendo y sigues siendo la hija que siempre soñé, a la altura de cualquier circunstancia, ¡ahí siempre estás tú! Que continúes la vida logrando aquello que te propongas es lo que con más fuerza deseo para ti. Que sigas soñando y regalando a todos todo tu amor y tu cariño, pero también que te dejes cuidar por los que te amamos, pues lo mereces. ¡Feliz cumpleaños!
¡Muchas felicidades, hija! Te lo digo muchas veces y más que te lo repetiré y es que eres la mejor hija mayor del mundo. Gracias por ayudarme siempre con tus hermanitos, y por cuidar de ellos tan bien. 

Hoy nos veremos para festejar por este año que cumples y estoy deseando darte un gran abrazo. ¡Te adoro, mi niña!
A mi vida llegaste
y todo lo alegraste,
eres mi hija mayor,
mi orgullo, 
siempre en mi corazón.
Hoy te veo crecer
un poco más
y estaré junto a ti
para festejar.
Seguiré dándote amor
y todo lo que necesites
durante toda mi vida.

¡Feliz cumpleaños, hija!
Cuando naciste no sabía todo lo que suponía tener una hija, pero rápidamente me di cuenta, y tú me enseñabas lo que significaba, cada día. Con tu mirada y tus gestos, con el paso del tiempo, y con la alegría que desprendías no tarde en darme cuenta de que eras lo más maravilloso de mi vida. 

Me has enseñado mucho desde que llegaste al mundo, mucho más de lo que yo te haya podido enseñar. Aunque seas mi hija más mayor, eres y siempre serás mi pequeña. 

Hoy estás cumpliendo años y me emociono de mirarte tan crecida, tan valiente y tan buena persona. Siempre tienes una sonrisa y no sé como lo haces, pero consigues alegrarme hasta en el peor día. Quiero que sepas que te admiro profundamente. ¡Feliz cumpleaños, hija mía!
¡Feliz cumpleaños, hija! Ser tu mamá lo significa todo para mi, lo más hermoso que me ocurrió, la felicidad diaria de verte crecer, de verte emprender nuevos proyectos con ilusión, acompañarte, cuidarte…

Espero que hoy pases el mejor de los días, que recuerdes la alegría que te daba cuando eras chiquita y llegaba este día. Adoro verte cumplir un año más, pero, sobre todo, ver como pasito a pasito te vas convirtiendo en una mujer fuerte, segura de si misma y con grandes valores. ¡Te amo!
Llegó el día en que te toca recibir muchos abrazos y ser el centro de atención, hija, espero sepas que estamos muy orgullosos de ti y de cada uno de tus logros.

Fuiste la primera y aunque no lo parezca, cuando te tuvimos tan pequeñita entre los brazos, sentíamos miedo de todo lo que te podría pasar. 

¡Feliz cumpleaños! ¡Somos muy afortunados de tenerte!
Hija, tu más que nadie sabe que no soy de esas personas que expresa los sentimientos con facilidad, pero por ti soy capaz de cualquier cosa, incluso de escribirte esta carta. 

Es imposible no recordar que hace muchos años te tuve pequeñita en mis brazos, eras tan pequeñita, e incluso desde ese día la ternura en tu carita era algo deslumbrante. 

Poco a poco fuiste creciendo, siendo más independiente cada día, y por mucho que te tratara de tener junto a mí, aprendiste a seguir tus sueños y comenzaste a emprender tu propio camino. ¡Hoy te veo cumplir muchos de ellos, y espero estar siempre cerquita, para celebrarlos como nadie!

¡Feliz cumpleaños, hija! ¡Te quiero muchísimo!
Sopla las velitas, hija,
y cierra fuerte los ojos
así como de pequeña, 
pues si lo pides con ilusión 
Dios te lo concederá. 

Ya no eres pequeña, 
pero en tu cara veo
a la niña que eras,
¡Cada año es más difícil!
pero aún existe en ti 
esa pureza encantadora. 

¡Que tengas un bello día!
¡Te adoro con el corazón!
Me parece una excelente oportunidad para recordar, y para revivir los mejores momentos de los últimos años, hija. Eres mi regalo personalizado y poco a poco, el lazo que nos une se ha hecho más fuerte. 

Gracias por la paciencia con la que me enseñas tantas cosas, y por ser mi más grande orgullo. ¡Feliz cumpleaños! ¡Que tu vida sea maravillosa siempre será mi principal deseo!
Hace algunos años decidiste nacer, y pasamos de ser una pareja a ser papás de una linda princesita. Desde ese día todo cambió, incluso todas las preparaciones de los meses anteriores, servirían muy poco al compararlo con las primeras semanas en que te tuvimos. 

Llegaste y contigo comenzamos una nueva etapa en la vida, una que un día te tocará vivir a ti, y esperamos estar presentes, así como tus abuelos lo estuvieron. 

Hoy te vemos tan mayor, y nos quedamos perplejos. ¡Eres toda una mujer! ¡Y el orgullo que sentimos se hace más grande con el paso de los años! ¡Feliz cumpleaños, hija! ¡Te amamos!
¡Feliz cumpleaños, hija! Mis bendiciones y todo el cariño del mundo para ti en este día. Deseo que continúes persiguiendo tus sueños, pues todos ellos son hermosos y bondadosos. ¡Daremos la bienvenida a tu nueva edad en familia con mucha alegría y amor!
Tienes una forma de hacer que el mundo sea mucho más bonito, hija. Creo que ya te lo había comentado, pero cada día me doy cuenta de lo afortunado que soy por el simple hecho de tenerte. 

Admiro mucho tu valentía al emprender nuevos retos, tu corazón bondadoso y el hecho de que siempre estés disponible para ayudar al que más lo necesita. 

¡Feliz cumpleaños, mi niña! ¡Ya estas más mayor!
¡Muchas felicidades, hija! Ya eres una mujercita independiente, con tu vida organizada, con mucho que aprender, pero también con mucho recorrido y con grandes triunfos de los que puedes estar más que orgullosa.

 Yo te deseo muchos más, pero sobretodo que seas feliz con lo que haces, que continúes sacándole lo positivo a todo lo que te pasa, pues es una de tus grandes fortalezas, y que, aunque ya no estés a mi lado en casa, dejes que tu mamá siga cuidando de ti cuando lo necesites. ¡Te adoro!