Mensajes de Cumpleaños para mi Hija Mayor

Encontradas 30 felicitaciones de cumpleaños:

¡Feliz cumpleaños a ti, mi querida hija mayor! Fuiste la primera en llegar, y contigo aprendí todo lo que sé. Si cometí errores quiero que sepas que lo siento, y quiero agradecerte también por tener tanta paciencia conmigo.

Para mi eres una luz que no para de brillar en el camino, siempre firme, siempre valiente y atenta. Espero que sigas siendo como eres y que sigas disfrutando de todas las alegrías y buenos momentos de la vida. ¡Te adoro!
Mi querida hija mayor, siempre responsable y atenta a todo lo que yo pueda necesitar. Eres mi vida, mi luz, la persona que más me guía. Contigo puedo compartirlo todo, pues sé que me entiendes y que me ayudas. Es un orgullo tenerte, que seas tan buena y que hoy estés feliz, pues llega un año más para ti. 

Sigues creciendo y sigues siendo la hija que siempre soñé, a la altura de cualquier circunstancia, ¡ahí siempre estás tú! Que continúes la vida logrando aquello que te propongas es lo que con más fuerza deseo para ti. Que sigas soñando y regalando a todos todo tu amor y tu cariño, pero también que te dejes cuidar por los que te amamos, pues lo mereces. ¡Feliz cumpleaños!
A mi vida llegaste
y todo lo alegraste,
eres mi hija mayor,
mi orgullo, 
siempre en mi corazón.
Hoy te veo crecer
un poco más
y estaré junto a ti
para festejar.
Seguiré dándote amor
y todo lo que necesites
durante toda mi vida.

¡Feliz cumpleaños, hija!
Que lindo es
ver a mi hija mayor
cumpliendo años, 
celebrando por su hermosa vida
teniendo a la familia alrededor
todos llenos de alegría. 

Hoy quiero dedicarte
estas palabras
que salen del corazón
de un papá orgulloso
y feliz, por ver a su hija alegre
y dando pasos importantes
en el camino.

Cuenta conmigo, 
no lo olvides, 
te ayudaré en todo 
lo que necesites. 

¡Muchas felicidades!
¡Muchas felicidades, hija! Te lo digo muchas veces y más que te lo repetiré y es que eres la mejor hija mayor del mundo. Gracias por ayudarme siempre con tus hermanitos, y por cuidar de ellos tan bien. 

Hoy nos veremos para festejar por este año que cumples y estoy deseando darte un gran abrazo. ¡Te adoro, mi niña!
Llegó el día en que te toca recibir muchos abrazos y ser el centro de atención, hija, espero sepas que estamos muy orgullosos de ti y de cada uno de tus logros.

Fuiste la primera y aunque no lo parezca, cuando te tuvimos tan pequeñita entre los brazos, sentíamos miedo de todo lo que te podría pasar. 

¡Feliz cumpleaños! ¡Somos muy afortunados de tenerte!
La mejor de todas las decisiones que tomé en mi vida fue tenerte, hija mía. Tú me diste valentía, y me enseñaste que el amor es infinito cuando se trata de mamá e hija. Espero que hoy pases el mejor día, que sigas tan perseverante, alcanzando todo lo que te propones y enseñándome que, con constancia, todo se consigue en esta vida. ¡Muchas felicidades!
No sabes la ilusión que me da saber que poco a poco tienes la familia que siempre deseaste, hija. Al verte hoy tan madura e independiente, me es imposible no recordar cuando eras pequeña y tu imaginación volaba. 

Me siento muy feliz porque estas logrando todo lo que una vez me dijiste que era tu sueño, y ese es el mejor regalo que me puedes dar en la vida. 

¡Te deseo lo mejor! E incluso cuando los días no sean tan fáciles, prometo estar aquí para darte una mano. ¡Feliz, feliz cumpleaños!
Tienes una forma de hacer que el mundo sea mucho más bonito, hija. Creo que ya te lo había comentado, pero cada día me doy cuenta de lo afortunado que soy por el simple hecho de tenerte. 

Admiro mucho tu valentía al emprender nuevos retos, tu corazón bondadoso y el hecho de que siempre estés disponible para ayudar al que más lo necesita. 

¡Feliz cumpleaños, mi niña! ¡Ya estas más mayor!
Cuando naciste no sabía todo lo que suponía tener una hija, pero rápidamente me di cuenta, y tú me enseñabas lo que significaba, cada día. Con tu mirada y tus gestos, con el paso del tiempo, y con la alegría que desprendías no tarde en darme cuenta de que eras lo más maravilloso de mi vida. 

Me has enseñado mucho desde que llegaste al mundo, mucho más de lo que yo te haya podido enseñar. Aunque seas mi hija más mayor, eres y siempre serás mi pequeña. 

Hoy estás cumpliendo años y me emociono de mirarte tan crecida, tan valiente y tan buena persona. Siempre tienes una sonrisa y no sé como lo haces, pero consigues alegrarme hasta en el peor día. Quiero que sepas que te admiro profundamente. ¡Feliz cumpleaños, hija mía!
¡Feliz cumpleaños, hija! Aunque seas la mayor aún eres chiquita, y para ti el día de hoy es un día mágico, lleno de ilusión, de nervios por la celebración, las visitas y los regalos. Haremos que todo sea perfecto para ti, que pases un día de ensueño, y será maravilloso ver tu carita llena de alegría a medida que pase el día.
Quien te conoce de pequeña
ha tenido la honra de ver 
todo lo que has cambiado 
y lo que aún te falta. 

Ya sé que estas mayorcita
y que tengo que verte como tal,
pero a veces se me hace difícil, 
pues para mi serás pequeñita
y eso no cambiará jamás. 

¡Feliz cumpleaños, hija! ¡Nunca dejes de sonreír!
Por siempre serás mi tesoro más grande, hija, incluso cuando pienses que es momento de independizarte, yo siempre estaré presente par ser tu apoyo y tu fan número uno. 

Tienes todo lo que es necesario para ser una gran mujer, y hoy quiero aprovechar la oportunidad para agradecerte la ayuda que siempre me diste con tus hermanos menores. ¡Te quiero mucho, y recuerda que te mereces lo mejor! ¡Feliz cumpleaños!
¡Muchas felicidades, hija! Eres un amor de persona, y sé que siempre sentiste la responsabilidad de cuidar de tus hermanos por ser la mayor, así que hoy quiero decirte que te lo valoro muchísimo. 

Eres mi primera hija, la que me enseñó lo que suponía ser papá. Cada día aprendí y aprendo algo nuevo contigo, y debes saber que te adoro y que eres un orgullo para mi. Que nada cambie tu maravillosa forma de ser y estar en el mundo pues si existiesen más personas como tú, todo sería mucho mejor.
Me parece una excelente oportunidad para recordar, y para revivir los mejores momentos de los últimos años, hija. Eres mi regalo personalizado y poco a poco, el lazo que nos une se ha hecho más fuerte. 

Gracias por la paciencia con la que me enseñas tantas cosas, y por ser mi más grande orgullo. ¡Feliz cumpleaños! ¡Que tu vida sea maravillosa siempre será mi principal deseo!