Feliz Cumpleaños Hasta el Cielo

Encontradas 49 felicitaciones de cumpleaños:

¡Hasta el cielo quiero que llegue todo el amor que te tengo! Y aunque ya no estés a mi lado te sigo teniendo presente cada día de mi vida, especialmente, hoy, el día en que naciste para recordar alegremente cada segundo de tu vida. 

Feliz cumpleaños, te quiero y te extraño, pero sé que donde estas ahora, te encuentras muy bien y alegre, festejando tu día especial.
No sabes lo mucho que me faltas
Aunque ya te fuiste al cielo
En todos tus años de vida me demostraste que celebrar los cumpleaños significa más que cantar una simple canción, y con ella conmemorar un nuevo año de vida. El hecho de estar cumpliendo años quiere decir que estás pasando de una edad a otra sin dejar de tener esa motivación juvenil que nos lleva a hacer cosas grandiosas y deslumbrantes, como también, esa sabiduría que has adquirido con el pasar de los mismos.

Te agradezco profundamente por regalarme esta preciosa forma de pensar y te deseo un gran feliz cumpleaños acompañado de un abrazo que llegue hasta el cielo, y te haga sentir lo mucho que te quiero y aprecio cada una de las palabras que me dijiste en vida. ¡Las mantendré en mi memoria por siempre!
Por todo lo que nos diste
Hacer honor a la persona que fuiste
Espero que estas palabras lleguen hasta el cielo, para que puedas saber cuanto te echo de menos, cuanto te recuerdo, y cuanto me haces falta. Hoy sería el día de tu cumpleaños, y festejaríamos con alegría, pero ya no estás aquí y todo es más complicado.

Mi consuelo es que siempre estarás en mis memorias y que ahí seguirás con vida para siempre. Hoy pensaré en ti todo el tiempo, en todo lo que vivimos cuando aún estabas entre nosotros, y ese será mi homenaje. Muchas felicidades.
Otro año más sin tu presencia, pero hay algo muy importante, y es que pase el tiempo que pase, siempre serás alguien inolvidable, siempre estarás en mi memoria, y en este día siempre te recordaré. ¡Feliz cumpleaños hasta el cielo!
Para mí, esta fecha del año es peculiarmente complicada, y eso es porque todos los recuerdos que conservo en mi memoria contigo vienen a mis pensamientos y me llenan de nostalgia. No sabes lo feliz que me sería al poder estar contigo celebrando tu cumpleaños. 

Sin embargo, hoy decidí desearte un feliz cumpleaños con la esperanza de que te llegue hasta el cielo, y mandarte un abrazo gigante que te haga sentir mi presencia a tu lado. 

Todo lo que viví contigo son recuerdos que me llenan el corazón día a día y a pesar de lo mucho que te extraño, ellos hacen que te sienta aquí a mi lado. ¡Te quiero un montón y te extraño! 
Tu vida acabó y cuando eso pasó, recuerdo que fue para mi uno de los momentos más difíciles de mi vida. No podía asumir ni creerme que ya no estarías más aquí, que no podría hablar más contigo, tenerte cerca y compartir alegrías y penas.

Con el paso del tiempo he aprendido a vivir con eso, pero sobretodo, he aprendido a quedarme con todo lo que me diste cuando aún vivías, y así te tengo presente de diferentes maneras en mi día a día.

Hoy cumplirías un año más, y por eso yo y los que te seguimos queriendo y recordando, vamos a festejar por ti. Por todo lo que nos diste y por la hermosa persona que eras. ¡Feliz cumpleaños hasta el cielo!
Por mucho que pase el tiempo este día no lo olvido, porque sigues presente en mi corazón y en mis memorias, y nunca saldrás de ahí. Sé que hoy, desde el cielo, también festejarás, y te acordaras de todos los que aquí estamos, manteniendo vivo tu recuerdo.

Eras y siempre serás una persona excepcional, alguien tan especial que es imposible de olvidar. Te echo de menos, y te digo bien fuerte para que mi mensaje pueda llegarte, ¡feliz cumpleaños hasta el cielo!
Hoy no nos olvidamos de ti, muy por el contrario, te tenemos presente a cada instante, porque hoy estarías cumpliendo otro año más. No te olvidamos, y nunca lo haremos, eras especial, una persona buena y generosa, y alguien así no se olvida.

¡Hoy habrá sin duda, un brindis por ti y por todo lo que viviste! ¡Feliz cumpleaños hasta el cielo!
Me encantaría poder compartir cada minuto de este día contigo y demostrarte lo importante que eres y siempre serás para mi.

Tristemente solo me puedo agarrar a la fe de pensar que hasta el cielo te llegará todo el amor que te tengo, y podrás sentir que estoy allí a tu lado celebrando tu vida en esta fecha tan bonita del año.

Espero que a pesar de la distancia que nos separa me mantengas siempre en tu corazón asi como tú siempre estarás en el mío. Feliz cumpleaños.
Aún me cuesta creerme que ya no estás aquí conmigo más, que llega tu cumpleaños y que tú no podrás celebrarlo, porque la vida acabó para ti, y con ello se fue también una parte de mi.

Yo hoy te recordaré más que nunca, y sé que de alguna manera estarás junto a mi. Feliz cumpleaños hasta el cielo.
Nada podrá borrar de mi memoria todos los recuerdos en los que apareces, por mucho que pase el tiempo, sé que permanecerán ahí, porque están bien guardados. Hoy todos esos recuerdos se hacen aún más presentes, porque sería tu cumpleaños. Muchas felicidades de aquí hasta el cielo.
Hay algunos días que son más especiales que los demás, y hoy es uno de ellos. Tu ausencia lo hace más importante, porque es triste que ya no estés aquí más. Te echo de menos con todo mi corazón y si pudiera pedir un deseo, sería que aún estuvieses aquí conmigo en la vida. ¡Feliz cumpleaños hasta el cielo!
Este día me trae tantos buenos recuerdos que me es difícil no añorar tu presencia día tras día después de tu ausencia. Sin embargo, bendigo cada hora que pasé a tu lado compartiendo momentos felices y encantadores que valieron la pena hasta el último minuto.

Con todo mi corazón, te deseo un feliz cumpleaños que llegue hasta el cielo, y te haga sonreír tanto como recuerdo esa sonrisa contagiante y singular.
Hoy como cada día desde que ya no estás aquí, te recuerdo. Ojalá pudiésemos festejar junto a ti, ojalá nunca te hubieras ido.

No sabes lo mucho que me faltas, y cuanto te echo de menos, hoy es tu día y lo será para siempre. ¡Feliz cumpleaños hasta el cielo!
Pasa un año más y sigues sin estar aquí, pero yo continúo llevando conmigo todas las enseñanzas que me dejaste, y las aplico día a día. Saber que te tengo presente de esa manera me hace estar un poco menos triste en los días más difíciles.

Hoy te haremos un homenaje, tan grande como la gran persona que tú eras. Hoy no habrá ni un solo segundo en el que no estés en mis pensamientos y en los de todos los que te amábamos. ¡Feliz cumpleaños hasta el cielo!