Carta de Cumpleaños para mi Hija

Encontradas 33 felicitaciones de cumpleaños:

¡Mi pequeña mariposa! Pasaste de ser mi pequeña oruga a ser una hermosa y despampanante mariposa que vuela sin parar para lograr todos sus sueños. Siempre has sido una niña muy independiente y responsable que me enorgullece con cada paso que da.

Me sorprendes con tanta espontaneidad, felicidad, agilidad, y naturalidad. Resuelves cada uno de tus problemas de la mejor forma posible, y demostrando una tranquilidad increíble. ¡Te quiero muchísimo, mi pequeña mariposa! ¡Y me alegras cada día de la vida! ¡Sigue volando alto hasta que llegues muy lejos! ¡Feliz cumpleaños!
¡Princesa hermosa, hoy sumas un año más de experiencias y sabiduría a tu vida! Te he visto crecer y lo único que te puedo decir es que tener una hija como tú me llena de orgullo. Eres una persona súper transparente que esparce amor por el aire, y deja un aura de felicidad en todo lo que toca.

El tiempo pasa tan rápido que casi ni me doy cuenta de la mujer en la que te has convertido, sin embargo, para mí siempre serás mi pequeña princesa. ¡Feliz cumpleaños, hija! Te amo y te amaré siempre.
Hija, escribirte esta carta en tu cumpleaños es muy importante para mi. Quiero transmitirte todo lo que siento desde el día en que naciste, y por eso busco las palabras para que puedas entenderlo.

Fuiste como un rallo de luz que iluminó todo mi camino, y sigues siéndolo. Verte crecer y acompañarte es el mayor de los regalos. Espero que puedas sentir cuanto te amo, cuanto admiro todo lo que haces, cada uno de tus pasitos en la vida, todos tus logros son para mi una gran alegría. ¡Feliz cumpleaños!
¡Feliz cumpleaños, hija mía! Sigues creciendo y yo sigo pensando que, sin ti, no sé como habría sido mi vida. Eres lo más hermoso que tengo, por ti haría cualquier cosa, ¡y soy muy feliz por verte cumplir un año más!

Por verte alegre, linda como siempre, pero cada vez más madura, más inteligente y más valiente. Sabes que tienes todo mi apoyo en cada paso que das, y que, aunque a veces no compartamos la misma visión, estoy contigo en cada una de las decisiones que tomas. ¡Te estás convirtiendo en una mujer fantástica y te admiro!
Hija, hoy te escribo esta carta para decirte lo mucho que te amo, lo alegre que estoy por ti, y por recibir tu nueva edad. Vamos a pasar un día genial, espero que disfrutes de cada sorpresa, que sientas el amor de la familia y de los amigos, y que lo recuerdes para siempre. 

Para mi es importante que sepas que estoy aquí para darte todo mi cariño, para acompañarte en cada paso que des, y para hacer de tu vida el mejor de los caminos. ¡Feliz cumpleaños!
Hija mía, esta carta es para ti, por este hermoso día que recuerdo con tanto amor, ¡por tu cumpleaños! Es la fecha más importante de mi vida, porque es el día en que naciste, saliste de mi vientre, y cuando te mantuve en mis brazos por primera vez, hiciste que me sintiera la mujer más afortunada del mundo. 

Espero que este año sea para ti muy enriquecedor, que sigas aprendiendo de lo que la vida tiene para ti, y que sigas sabiendo que tienes a tu mama que te ama incondicionalmente. ¡Muchas felicidades!
¡Muchas felicidades, hija! Verte cumplir un año más en la vida significa verte alcanzar tus metas y tus sueños, significa seguir aprendiendo de ti, seguir adorándote y continuar admirándote.

Te escribo esta carta para que quede escrito, para que siempre puedas leer estas palabras de amor, y puedas sentir mi calor. Espero que pases este día con mucha alegría, que sigas brillando, que sigas caminando con firmeza, y que hagas siempre lo que te hace sentir feliz. ¡Yo estaré aquí para alegrarme de cada uno de tus logros!
La vida avanza día a día, pero hay algunos en los que celebramos por ello con mucha más alegría y emoción. ¡Y hoy ha llegado ese día para ti, hija! Vamos a celebrar tu cumpleaños de la mejor manera posible, con todo lo que tú amas, y todo aquello que te hace feliz.

Toda la familia estará hoy a tu lado, acompañándote en este cambio de edad, que será importante y que seguro te traerá cambios, aprendizajes y momentos inolvidables. ¡Feliz cumpleaños!
¡Feliz cumpleaños, hija! Cada día que pasa doy gracias por tenerte, pero cuando llega este día, agradezco doblemente. Eres lo más preciado de mi vida, me das siempre la esperanza y las fuerzas que necesito, ¡te amo con todas mis fuerzas, mi niña!

Sigue caminando, sigue creciendo, aprendiendo y persiguiendo todo aquello con lo que sueñas, que yo estaré siempre aquí, a tu lado, para apoyarte, para ofrecerte mi ayuda, mis consejos, y darte mi mano. Como tu no hay nadie más en el mundo., ¡eres la mejor!
Hija, me has enseñado muchas cosas en esta vida, pero la que más me ha marcado es verte perseguir todos tus sueños. Eres una mujer incansable, luchadora como la que más, y la persona más valiente que he conocido.

Hoy cumples un año más y sigues sorprendiéndome y enseñándome, y es que es imposible no admirarte. Espero que sientas todo el amor que siento por ti y que intento expresar con estas palabras, que no olvides que confío en ti y siempre lo haré. ¡Muchas felicidades, hija!
Hija, tu eres mi sol, y mi mundo empezó a dar vueltas a tu alrededor desde que te vi tan pequeña y tierna. Siempre has sido la alegría que llena nuestro hogar de risas y carcajadas, pues si hay algo que te caracteriza es ese estado de ánimo tan activo y positivo que nos contagia a todos con solo verte.

Espero que hoy en tu cumpleaños todos te podamos devolver un poquito de toda la alegría que nos das a diario. ¡Feliz cumpleaños, mi sol! Tú definitivamente le das luz a todos los que te rodean.
Hija amada, no sabía lo que significaba amar de tal forma a una persona hasta que llegaste tu. Hiciste de mi vida un mundo diferente donde la única ley es reírse por todo y por nada. Tener una hija es la mayor bendición que me ha dado el cielo, contigo he aprendido de todo.

Sin querer he hecho el papel de médico, cada vez que te sientes mal; de comediante para sacarte esa hermosa sonrisa que a veces está ausente; de psicólogo para ayudarte a superar cualquier problema; de abogado para defenderte sobre todas las cosas y de profesor, para enseñarte y corregirte cada vez que sea necesario, todo esto con la finalidad de protegerte y ayudarte a ser una persona excepcional. Hoy en este día tan hermoso, te felicito por tu cumpleaños y por ser una hija tan especial.
Hija hermosa, desde el momento que te tuve por primera vez en mis brazos, juré protegerte y velar por tu bienestar siempre, pero hoy admito que te has convertido en una mujer fuerte, astuta e inteligente que no necesita mi protección en lo absoluto.

Sin embargo, quiero que sepas que siempre estaré aquí para lo que sea, pues sé que aunque muy poco lo demuestres sigues siendo mi pequeña flor, frágil, delicada y brillante con unos sentimientos que valen oro, y una sonrisa que derrite de amor a todo aquel que tiene la oportunidad de verla. 

¡Feliz cumpleaños, hijita mía! Te amo desde lo más profundo de mi corazón y confieso que me duele ver lo rápido que creciste, pero me alegro de ver la persona tan maravillosa que eres. 
¡Feliz cumpleaños, hija mía! Aquí esta tu mamá escribiéndote esta carta un año más, en la que seguro diré cosas que se repitan porque la realidad es que te amo y siempre te amaré, y eso es algo que siempre te diré.

Siempre que se aproxima esta fecha me siento más sensible, con los sentimientos más intensos, y es que no puedo evitar emocionarme al mirarte. Eres mi inspiración y no imaginas cuanta fuerza me transmites, tanta que solo con una mirada o una sonrisa consigues alegrarme los días más tristes.

Gracias porque a pesar de que eres chiquita eres una niña muy comprensiva, siempre atenta y despierta, creciendo y desarrollando tu inteligencia. Hoy vamos a festejar este día mágico, y tendrás muchas sorpresas. ¡Te amo!
¡Feliz cumpleaños, hija! Comienza un día de muchas aventuras y de grandes sorpresas, ¡adoro ver como disfrutas de todo! Cada vez te haces más mayor y te gusta más que llegue tu día, y este año ya estabas con nervios unos días antes, ¡es muy emocionante!

Le doy gracias a la vida por ti, porque eres el mejor regalo, lo más hermoso que tengo y a quien siempre cuidaré y daré mi amor. Que nada te cambie, mi niña, que lleves tu sonrisa allá a donde vayas ¡y que seas muy feliz!