Feliz Cumpleaños para Hijo Adoptivo

Encontradas 32 felicitaciones de cumpleaños:

Mi hijo adoptivo fue una bendición, él me enseñó a través de su mirada que otro mundo es posible. ¡Feliz cumpleaños, pequeño!
No interesa si la familia es biológica o si se trata de una familia adoptiva, lo importante es el amor, el cuidado y el respeto, y nosotros cumplimos todos esos principios. Tu llegada nos dio la mayor de las satisfacciones y, hoy es un día muy feliz para todos, pues cumples un añito. ¡Feliz cumpleaños, hijo!
El día que llegaste, llegó la felicidad a este hogar. ¡Eras nuestro rayito de sol! Cuando decidimos adoptarte, tomamos la mejor decisión de nuestras vidas. ¡Feliz cumpleaños!

Siempre estaremos agradecidos de que nos consideres tus padres verdaderos, pues para nosotros eres nuestro hijo desde que te vimos.
Hoy celebramos un año más de tu llegada a este mundo ¡Y nosotros festejamos que llegaste a nuestra familia! No dudes ni por un momento lo mucho que te amamos, y que eres el hijo que Dios tenía preparado para nosotros.

Para nosotros no era importante que no tuvieses nuestra sangre, pues la conexión que tuvimos al verte por primera vez fue increíble.
Desde que te tuvimos en los brazos, el amor que sentimos por ti fue muy grande y juramos que siempre velaríamos cada uno de tus pasos. El día en que nos llamaste mamá y papa se nos paró el corazón, y verte crecer ha sido una experiencia maravillosa ¡Estamos muy orgullosos de ti!

Deseamos que tu vida sea muy feliz y que te veamos cumplir todos los propósitos que tengas. Recuerda que siempre estaremos aquí para apoyarte. ¡Te amamos! ¡Feliz cumpleaños!
¡Feliz cumpleaños, hijito mío! Eres mi luz, mi niño, mi vida, y no hay nada que me haga más feliz que verte crecer.

No es necesario compartir la sangre para formar una familia, y nosotros sabemos muy bien eso, pues nuestro vínculo es inquebrantable, y cada año se hace más fuerte.

Te deseo lo mejor en esta vida, y vas a tener un día maravilloso, lleno de sorpresas, de emociones y de amor de las personas que te rodeamos. ¡Lo recordarás para siempre!
La alegría que tuvimos cuando nos permitieron adoptarte fue enorme. ¡Feliz cumpleaños! Eres nuestro milagro personalizado. ¡No es cuestión de sangre sino de amor! Desde que te recibimos, hemos visto cuanto has crecido y esperamos seguirte viendo por el resto de nuestras vidas.

Deseamos que seas muy feliz, que cumplas todos tus sueños y que Dios siempre cuide de ti. ¡Gracias por llegar y hacernos tan felices!
Llegaste a casa
cuando ya había
salido la luna,
y te canté
una canción de cuna.
Tus ojitos se cerraron
y te miré dormir plácidamente.
Estaba feliz,
me sentía valiente.
En ese momento ya creamos
nuestro lazo de amor
que perdura hasta
el día de hoy,
que deseo esté lleno
de felicidad, sorpresas y diversión.

¡Feliz cumpleaños, hijo!
Hijo mío, estuviste en el vientre de otra madre, pero Dios tenía todo planeado para que te encontráramos y juntos formáramos el hogar que siempre deseamos.

Desde que te vi sentí un amor inexplicable por ti, era como si siempre hubiese sabido que tu llegarías a mi vida. ¡No hizo falta que pensara en la decisión! ¡Quería que fueses mi hijo!

Me dediqué a amarte, cuidarte y enseñarte a ser un hombrecito de bien. Hoy me siento la persona más orgullosa y que todo valió la pena. ¡Eres lo mejor que me ha pasado!

No hace falta que te diga lo mucho que te adoro porque sé que lo sabes desde hace mucho tiempo, pero sí que sepas cuanto deseo estar aquí para poderte ver realizar todos tus sueños. ¡Feliz cumpleaños, al mejor hijo!
Hijo mío, contigo he aprendido tantas cosas, que me es imposible numerarlas todas, pero hay una que está por encima de ellas, y que no es necesario compartir sangre para establecer un vínculo fuerte y sentir un gran amor y cariño.

Le doy gracias a la vida porque te puso en la familia, de la que formas parte para siempre, y a ti, por todas tus sonrisas, que me alegran cada día, ¡feliz cumpleaños!
Recuerdo con gran nitidez el día que llegaste a mi vida, eras un bebé hermoso, con una mirada limpia, y tus ojos transmitían un gran cariño. En ese preciso instante, pasaste a ser mi hijo, se creo nuestro vínculo de amor, que nunca se romperá.

Vas creciendo, y van pasando los años, y le hemos demostrado al mundo muchas cosas, pero la más importante es que el amor no viene definido por la sangre que compartimos, si no por los lazos que creamos. Te quiero muchísimo, hijo mío, ¡feliz cumpleaños!
Con tu sonrisa, robaste nuestros corazones desde el primer segundo en que te vimos, y nos lo pusiste muy fácil a la hora de crear nuestro vínculo de amor, que durará para siempre.

Con el tiempo, te has ido convirtiendo en una persona extraordinaria, y yo solo puedo sentirme orgullosa de ello.

Hoy, es tu cumpleaños y todos los que te amamos queremos festejarlo contigo, y celebrar que estás en nuestras vidas. Te deseo lo mejor de lo mejor. ¡Felicitaciones, hijo!
El amor es el más fuerte de los vínculos, y el que yo te doy y tu me das, no tiene límites ¡feliz cumpleaños, hijo!
Hoy estamos de celebración, y es la más importante, porque es el cumpleaños de la persona que no ha hecho más que alegrarnos los días desde su llegada, nuestro pequeño.

El día va a estar lleno de alegría, y lo vamos a preparar con mucha ilusión. Te amamos con todo nuestro corazón, ¡feliz cumpleaños, hijo!
Los genes no definen lo mucho que te amamos. ¡Eres y siempre serás nuestra bendición más grande! ¡Feliz cumpleaños!
¡Feliz cumpleaños, tesoro mío!
Te deseo un día repleto de felicidad y diversión.
¡Vamos a festejar que hoy se completa otro año más en el que estás en nuestras vidas, y que el vínculo que hemos creado es inmenso!