Feliz Cumpleaños de Mamá a Hijo

Encontradas 31 felicitaciones de cumpleaños:

¡Feliz cumpleaños, hijo! Sabes que tu mamá siempre estará orgullosa de ti, fuiste un niño adorable y ahora eres un adulto ejemplar. Has cambiado mucho, pero continúas conservando tu esencia, aquello que te hacía y que te sigue haciendo una persona especial.

Sabes que soy tu apoyo en cualquier situación, que pase lo que pase aquí me tendrás, tanto para las risas como para los momentos en los que quizá te toque llorar. Pero no pensemos en eso, pues hoy es día de festejar, de desprender alegría y mucha felicidad.
¡Feliz cumpleaños, hijo! En tus ojos veo futuro, veo ganas de no parar de aprender, de alegría y de curiosidad, y espero que todas estas características, no las pierdas nunca. Hoy haces un cambio de edad, y eso traerá consigo más madurez y más libertad.
Hijo mío, aquí está tu mamá, como cada año, preparando para ti el mejor día, dándote todo su cariño, y demostrándote que eres su niño preferido, pues no lo olvides nunca, eres la persona por la que me desvivo.

Estoy orgullosa, y siento una gran felicidad, las emociones de hoy son hermosísimas, pero lo más lindo de todo es verte a ti. La forma en que disfrutas de cada sorpresa, la alegría con la que recibes a tus amigos y amigas, tu cara emocionada al soplar las velas y pedir un deseo…

La verdad es que no puedo quedarme con un solo momento, pues cada uno de ellos hace que el día de hoy sea uno de los más maravillosos. ¡Feliz cumpleaños!
Ser mamá significa no tener descanso, pero también amar sin límites. ¡Feliz cumpleaños, hijo!
Hijito mío, tu mamá está aquí para hacer de este día el mejor, para hacer que recuerdes este cumpleaños de manera muy especial, así que cuidaré todos los detalles, pues eres chiquito, pero estás comenzando a darte cuenta de la importancia de este día y quiero que tengas los mejores recuerdos. ¡Muchas felicidades!
¡Feliz cumpleaños, hijo! Que la vida te de la misma alegría que me dio a mi cuando te tuve, es decir, ¡infinita!
Creces y creces, pero continúas siendo mi niño, y la mejor persona que conozco. ¡Feliz cumpleaños, hijo!
Eres una luz que ilumina, yo sé que te di la vida, pero desde que naciste, tú me la das a mi también, tan pequeño e tan importante para mi, hijito, ese eres tú, la persona por la que lo daría todo.

Haré todo lo que este en mis manos para que tengas una infancia y una vida muy feliz, con los años te irás dando cuenta de que siempre podrás contar conmigo, de que tu mamá te ama con todo su corazón. ¡Muchas felicidades, hijo!
Si hay algo que me hizo crecer como persona fue convertirme en tu mamá, pues contigo aprendí todo lo que sé. ¡Feliz cumpleaños!
¡Feliz cumpleaños, hijo! Otro año más valiéndote por ti mismo y alcanzando todo lo que te propusiste, ¡eres mi estrella!
¡Muchas felicidades, hijo! Hoy le doy gracias a la vida, una vez más, por darme la oportunidad de ser tu mamá. Desde que naciste, todo en mi vida cambió, aquellos pensamientos que tenía como seguros, se transformaron en otros, pues tu llegada me enseñó tanto.

Espero que disfrutes de la celebración que tengo para ti hoy, la he preparado con mucho cariño, y a parte de la familia, estarán también muchos amiguitos. ¡Sigue creciendo tan feliz, pues haces hermosos todos mis días!
Ser mamá es una alegría teniéndote como hijo, y hoy es el día más divertido del año, pues creces un poquito más, y estás en una edad en la que todo te hace mucha ilusión, pero sobretodo que llegue el día de hoy. Tendremos una linda celebración, con todas tus ideas, con mucha magia y diversión.
Creo en todos estos años habrás podido comprobar que el amor de madre no se puede comparar con ningún otro. ¡Feliz cumpleaños, hijo!
¡Muchas felicidades, hijo! Para mi hoy es un día de agradecer, pues tengo mucha suerte de ser tu mamá.
Mi día se llena de alegría hoy, hijo, pues cumples un año más, y es siempre un momento importante y especial. La vida es diferente sabiendo que tu existes, me cambiaste por completo, y el amor que siento por ti es inmenso.

Mi objetivo en la vida desde el momento en que naciste fue el de cuidarte, el de mantenerte a salvo, lejos de cualquier mal, que crecieras sano, con alegría, y con todas las facilidades. Espero que hayas sentido ese cariño y ese cuidado, y que lo sigas sintiendo para siempre, porque es muy puro, real y sincero.

¡Has crecido tanto! Te miro y veo una persona muy madura e independiente, a pesar de que sigues manteniendo tu hermosa sonrisa de toda la vida, y la mirada bondadosa de cuando eras chiquito. ¡Espero que no lo pierdas nunca!