Feliz Cumpleaños de Mamá a Hijo

Encontradas 31 felicitaciones de cumpleaños:

No hay distancia que pueda evitar que hoy te felicite, pues estás siempre en mi corazón. ¡Feliz cumpleaños, hijo!
Mi lindo hombrecito, ¡Hay tantas cosas que quisiera decirte en este día! Cuando llegaste la vida me cambió completamente, aún no te habia visto y ya estaba sintiendo un amor especial por ti.

Recuerdo como si fuera hoy, la primera vez que te vi y también cuando te sostuve en mis brazos. ¡Eras el regalo que la vida nos había dado!

Con cierta melancolia te he visto crecer, pero también con mucho orgullo. ¡Eres muy inteligente, y yo siempre estaré aquí para recordarte que no existe nada imposible! ¡Feliz cumpleaños, hijo!
Tú mamá que te adora, y que siempre cuidará de ti, te dice hoy… ¡Feliz cumpleaños, hijito!
Hijo mío, cada año que pasa me emociono más con tu cumpleaños, pues recuerdo cuando aún estabas en mi barriguita, y ahora te veo tan crecido y tan independiente… que no puedo evitarlo, son muchos los sentimientos, y todos ellos, buenos.

Espero que festejes, y sé que lo harás pues para ti es un día que no puedes pasar sin celebrar. Con todo mi corazón te digo que te admiro, y que en estos últimos años has demostrado ser una persona valiente y responsable.

Soy muy consciente de que creces, pero ya sabes que no puedo dejar de pensar que para mi siempre serás mi niño … ¡Feliz cumpleaños!
Como tu mamá quiero que sepas que este día es el doble de especial para mi, pues fue cuando conocí al segundo amor de mi vida. ¡Feliz cumpleaños, hijo!
¡Muchas felicidades, hijo! Que hermoso es verte crecer, eres lo más bonito que tengo, ¡te amo!
¡Muchas felicidades, hijo! Hoy tendrás un día muy hermoso, con planes divertidos y con muchos abrazos y cariños.
Hijo mío, muchos son los años que llevas viviendo de forma independiente, y eso es algo de lo que me enorgullezco inmensamente, de verte hacer tu vida, de mirar como has construido tu camino, y como te dedicas a aquello que te hace feliz.

Hoy, que cumples un año más y que es un día de magia e ilusión, quiero desearte otros 365 días de plenitud y de seguir siendo tal y como eres. ¡Feliz cumpleaños!
Hijo mío, que hermoso es tenerte en casa, y recibir junto a ti este mágico día, ¡tu cumpleaños! Hacía unos años que esto no ocurría, y me lleva a acordarme de como lo festejábamos cuando eras un niño.

Me hace mucha ilusión estar junto a ti, ver todo lo que ya has alcanzado y conversar contigo y darme cuenta de todos los planes que tienes y de todas las metas a las que quieres llegar. Adoro esa motivación y esa fuerte energía que te hace incansable, ojalá no lo pierdas nunca. ¡Feliz cumpleaños!
Sigue siendo tan buena persona como eres, yo soy feliz por ser tu mamá. ¡Muchas felicidades, hijo!
Hijo, en días como hoy extraño tenerte en mi barriguita y sentir tus constantes patadas. ¡Todavía no me creo que algo tan perfecto haya estado dentro de mi! ¡Feliz cumpleaños a mi gran bendición!

Verte crecer me hace sentir mucho orgullo, me enseñaste muchas cosas ¡Y aún lo continuas haciendo! Espero que Dios mantenga siempre nuestra conexión madre e hijo y tengas la confianza de venir a mi siempre que lo necesites. 
¡Feliz cumpleaños, hijo! En tus ojos veo futuro, veo ganas de no parar de aprender, de alegría y de curiosidad, y espero que todas estas características, no las pierdas nunca. Hoy haces un cambio de edad, y eso traerá consigo más madurez y más libertad.
Ser mamá cambio mi mirada ante la vida de una manera maravillosa, y el culpable de eso fuiste tu, hijo. ¡Feliz cumpleaños!
¡Feliz cumpleaños, hijo! ¡Hoy será un día muy alegre! Ya no eres un bebé, eres un niño muy curioso y entusiasta, que lleva días esperando este momento y que está deseando tener una fiestita de celebración, ¡y eso es lo que haremos!

Espero que la pases muy bien, y que te guste todo lo que te he preparado. Soy una mamá muy feliz, que te adora, y quiere demostrártelo cada día que pasa. Tienes todo mi cariño y mi apoyo y siempre lo tendrás.
Hijo, hay tres cosas que quiero que siempre tengas en cuenta, la primera es que no importa lo que suceda, yo siempre voy a estar aquí para ti y tu felicidad siempre será mi prioridad.

La segunda es que con el tiempo me he dado cuenta que tus sueños se han convertido en los míos, así que espero me dejes apoyarte todos los días de mi vida, y por último, aunque sé que ya lo sabes, ¡Te adoro con todo mi corazón! ¡Feliz cumpleaños, querido!