Poemas de Cumpleaños para mi Hija

Encontradas 37 felicitaciones de cumpleaños:

Hija mía,
es la primera vez
que escribo un poema,
pero por este hermoso día
quería sorprenderte
con algo especial y diferente,
porque la ocasión lo merece, 
¡cumples un año más!

Sigues creciendo,
sigues aprendiendo,
sigues sabiendo cual es tu lugar,
descubriendo que necesitas
para ser feliz,
guardando en tu corazón
hermosos recuerdos 
que te acompañarán
en cada uno de tus días,
demostrándome que eres fuerte,
valiente y muy resistente, 
y que yo de ti también puedo aprender.

¡Feliz cumpleaños, hija!
Un poema para mi hija
Que yo seguiré aquí
¡Feliz cumpleaños, hija!
Con las palabras de este poema
quiero transmitirme 
mi opinión más sincera.
Y es que creo que
esta vida está
para disfrutarla con alegría
y eso es lo que creo
que debes hacer tú
en este hermoso día.

Ríe con tus amigos, 
agradece por lo que tienes, 
piensa en todo lo bueno
y aprende también de lo malo, 
aprovecha las oportunidades
¡y sigue siempre hacia adelante!
¡Feliz cumpleaños, hija!
Tú eres mi amor, mi niña,
la alegría de mis ojos,
y día a día llenas mi corazón
con más y más felicidad.

Te quiero mucho
y poder ver tu sonrisa
es el mejor regalo
que recibí en la vida.

A Dios le doy gracias,
por haberme dado
una hija tan maravillosa,
tan linda y especial.

Y a Él le pido que
para siempre te cuide,
te proteja y te bendiga
con una vida feliz,
con salud y mucho amor.
El sol, tan hermoso
como siempre,
apareció hoy
para hacer
aún más bello este día,
¡el cumpleaños de mi hija!

Tantos recuerdos llegan
a mi mente:
cuando te tuve en brazos
por primera vez,
cuando también
por primera vez,
me miraste con
tus lindos ojitos,
y me sonreíste…
Cada año, y cada vez
que has ido soplando
las velitas del pastel.

Cada momento
ha sido emocionante
y hoy será uno más.

Soy feliz, pues
la vida me dio
la oportunidad
de tenerte,
¡eres lo más valioso!
y te cuidaré siempre.

¡Muchas felicidades, hija!
Mi niña preciosa, 
¡Feliz cumpleaños!
Gracias por ser 
la hija perfecta.

Desde que naciste
te robaste corazones
y el mío fue el primero. 

Te deseo un día precioso
tanto como tu, aunque 
eso es imposible. 
¡Feliz cumpleaños, hija!
Ya eres una persona adulta,
lo demuestras con cada
paso que das,
y no sabes el orgullo
que yo siento
de verte así,
tan hermosa
y tan feliz
en el camino
que decidiste elegir.

Espero que hoy
sea para ti inolvidable,
que soples las velas
con el entusiasmo
de cuando eras una niña,
como, en verdad, haces
cada año que pasa.

Yo estaré junto a ti
para darte un gran
abrazo y mucho cariño.

No solo hoy,
¡si no toda la vida!
Hoy tengo unas palabras 
para compartir,
porque estoy muy feliz,
festejando por el cumpleaños
más importante de todos,
¡el de mi querida hija!

Eres sinónimo de vida, 
de luz, de esperanza y de alegría,
tu llegada fue mágica 
así como lo fueron 
todos los días
desde que naciste, 
desde que te tuve 
por primera vez
en mis brazos.

¡Muchas felicidades!
¡Feliz cumpleaños, hijita!
Mi suerte es infinita,
pues, aunque quisiera,
no podría calcularla.
Mi suerte eres tú,
mi querida hija,
lo más hermoso
y valioso de mi vida.

Vamos a hacer de hoy
el mejor de los días,
solo reiremos, bailaremos,
tendrás regalos,
jugarás con tus amigos,
soplarás las velas,
comeremos pastel…
¡hay mucho por hacer!
Hijita mía,
eres como mi cielo,
tu llegada fue
lo más bello,
y mi sensación
de felicidad
junto a ti,
es como
un momento eterno.

Hoy celebraremos
por un año más
que acaba de llegar
para ti.

¡Muchas felicidades!
¡Muchas felicidades, hija!
Desde que naciste
todo han sido aprendizajes,
todo han sido nuevas emociones
y cada una de ellas está
guardada en mi corazón.

Hoy pondré todas mis energías
en tu gran celebración,
en que la pases muy bien
y en que recuerdes este día
para siempre,
pues los recuerdos importantes
forman parte de nosotros
y nunca dejan de acompañarnos.
Otro año hermoso,
que pasa para ti, hijita.
Tantas han sido
las vivencias,
y tantos los aprendizajes
que se que has tenido,
que me da mucha alegría
saber que vives tu vida
con felicidad y armonía.

Te deseo otro año igual
o mucho mejor,
en el que puedas seguir
persiguiendo metas
y realizando tus sueños.

¡Feliz cumpleaños!
Que bendición fue tenerte, 
pues de alegría nos llenaste 
nos hiciste sentir un amor 
inimaginable y muy grande. 

¡Feliz cumpleaños, hija!
Quiero decirte que admiro
tu fuerza de voluntad, 
tu pasión y positivismo. 
¡Así es que se llega lejos!

¡Te adoro con mi corazón!
Gracias por cada momento, 
y por hacerme sentir 
tanto orgullo por ti. 
¿Cómo es posible que de una 
pequeña florecita haya surgido
tan impactante rosa?

Hija, eres una de mis mayores
bendiciones, desde tu llegada
mi mundo cambio para bien. 

Espero siempre tenerte cerca 
y que cuentes con mi apoyo 
en los mejores y peores, 
pues yo siempre querré
que lo mejor sea para ti. 
¡Feliz cumpleaños!
¡Muchas felicidades, hija!
Vamos a brindar por
tu maravillosa vida,
porque eres
una mujer muy linda,
por ser tan luchadora
e incansable,
por haber ganado mil batallas
y alcanzado muchos
de los sueños
que tenías
cuando eras niña.
Sabes que puedes
con todo aquello
que te propongas.
¡Feliz cumpleaños, hija!
Nunca cambies por favor,
y continua siendo siempre 
la reina de mi corazón. 

Desde que llegaste supe 
que eras lo que buscaba, 
mi adorada reinita
finalmente vendría.

Desde pequeña fuiste 
muy encantadora,
inteligente y alegre. 
¡Y espero eso continúe 
así toda la vida!

Sabes que te deseo 
todo la felicidad 
que este mundo, 
¡Te quiero mucho!