Felicitaciones de Cumpleaños a Madre Fallecida

Encontradas 34 felicitaciones de cumpleaños:

Mamá, hoy en el cielo están de fiesta. ¡Feliz cumpleaños! Mi corazón esta triste porque no te tengo aquí conmigo, desearía que el tiempo volviera atrás y darte un gran abrazo, esos que me hacían sentir la persona más adorada del universo. Espero sepas que fuiste la mejor madre que pude haber elegido, y que te quiero con toda mi alma. ¡Sé que siempre me cuidas y me guías! ¡Te extraño mucho!

Te siento tan cerca
Sé que estás en el cielo
Hoy miro al cielo y te recuerdo, mamá, ¡Feliz cumpleaños! Sé que estas en el cielo y que eres un ángel que siempre va a cuidarme, pero es imposible no extrañarte. Como quisiera que bajaras del cielo y hablaras conmigo por un rato, como hacíamos todos los días.

Siempre te voy a recordar como la mujer perfecta y amorosa, guiándonos, enseñándonos a ser mejores personas e impulsándonos a cumplir todos nuestros sueños.

Desde que te fuiste entendí que me harían falta tus consejos, tus abrazos, y tu apoyo en los momentos difíciles de mi vida. A veces pienso que debería haberte valorado más, pues hoy que no te tengo sé que perdí el más preciado tesoro que Dios me pudo dar. Quiero que sepas, mamá, que te tengo siempre en mi pensamiento y en mi corazón.
Un día como hoy naciste, ¡Feliz cumpleaños, mamá!  Estabas destinada a ser un ángel brillante en el cielo ¡Espero sepas lo mucho que te extraño!
Mamá, me desperté
más triste de lo normal,
y es que hoy
festejaríamos tu cumpleaños,
pero ya no estás más.

Así, hoy miraré al cielo,
y pensaré mucho en ti,
en cuanto me quisiste
y cuanto te quise yo a ti.

Nada desearía más,
que estuvieses junto a mi
pues te amo mucho
y siento tu falta cada día.

Allá donde te encuentres,
quiero decirte
¡muchas felicidades!
Mamá, marchaste y dejaste un vacío físico en mi vida, pero no en mi corazón, pues durante tu vida, te encargaste de llenarlo de amor, de cariño, de cuidado, de buenos valores… tantas y tantas vivencias y experiencias, todas ellas positivas. Sentiré gratitud por ello eternamente, sé que tuve la mayor de las suertes, porque fuiste mi mamá.

Una persona tan luchadora y bondadosa como tú no merecía irse tan rápido, siento una gran tristeza, pero tú me enseñaste a sacarle el aprendizaje a todo aquello que viviese, y es lo que estoy intentando hacer. Hoy te harías un poco más viejita, y tu recuerdo en mí está más vivo que nunca.

Te amo con todas mis fuerzas, y nunca te olvidaré, pues fuiste, eres y serás la persona más importante de mi vida. ¡Feliz cumpleaños!
Un día como hoy estaríamos celebrando tu cumpleaños, mamá. ¡Feliz cumpleaños, mi ángel! Te extraño muchísimo y no sabes cuánto quisiera tenerte, aunque sea algunos minutos para volver a abrazarte. ¡Te amo! ¡Siempre estás en mis pensamientos y en mi corazón!
Hoy cumplirías un año más de vida, y aunque ya no estás entre nosotros, se que me cuidas desde el cielo. Por eso, quiero desearte un feliz cumpleaños, mamá.
Mamá, te extraño en todo momento, y hoy mi corazón se siente triste porque no te puedo dar un abrazo de cumpleaños. Sé que el cielo está de fiesta y que celebrarás con ellos este día, pero no sabes cuánto quisiera poder tenerte, aunque sea por un día.

Extraño tus abrazos, esos que me dabas para reconfortarme, extraño tus consejos, esos que parecían muchas palabras, pero que eran todos realidad, extraño decirte cuanto te amo, aunque sé que siempre te lo demostré.

Gracias por tus enseñanzas y por cada uno de tus consejos, pues gracias a ellos soy así, y sé que te sentirías orgullosa.

¡Feliz cumpleaños, mamá! ¡Espero que cuando llegue el momento, nos volvamos a ver!
Te recuerdo todos los días mamá, en especial hoy que es tu cumpleaños. Cuanto desearía tenerte conmigo otra vez y oír con atención cada uno de tus consejos. Extraño cada momento que pasé junto a ti, tus abrazos y tu sabiduría. Espero que en algún momento nos volvamos a encontrar y vuelvas a ser mi mamá. ¡Siempre te querré!
Aunque ya no estés a mi lado, para mi sigue siendo tu día. Felicidades mamá, te sigo amando.
Allá donde estés… ¡feliz cumpleaños, mamá! Tu despedida dejó un gran vacío en mi vida, sin ti nunca será lo mismo.
Mamá, ¡Feliz cumpleaños! Te mando un abrazo tan grande que llegue al cielo. ¡Te amo y te extraño mucho!
Fue todo muy rápido,
y de un día para otro,
dejaste de estar a mi lado.

Desde entonces,
no he parado de extrañarte,
de pensarte,
en cada momento
y a cada instante.

Hoy cumplirías un año más,
pero ahora ya no estás.
Yo quiero mandarte,
allá donde estés,
el más grande de los abrazos.
¡Feliz cumpleaños, mamá!
Te compré unas flores porque sé cuánto te gustaban, mamá, ¡Feliz cumpleaños! No pasa un día en el que no te extrañe y te recuerde. Te agradezco todo lo que hiciste por mí, tanta paciencia, consejos y noches de desvelo.

Cuando te recuerdo, en mi mente aparecen los mejores recuerdos, con tu cariño y abrazos siempre presentes. ¡Te dije muchas veces cuanto te quería y hoy te lo repito! Espero lo oigas desde el cielo.

Siempre voy a agradecer que Dios me haya dado una madre tan maravillosa que, aunque está en el cielo, me cuida.
Mamá, me costó mucho asumir que habías marchado para siempre, y que te había perdido. Ahora ha pasado un tiempo y estoy mejor, comienzo a sanar el dolor, y a ver las cosas de otra manera.

Hoy sería tu cumpleaños, y para mi sigue siéndolo de alguna manera, pues aprovecho para hacerte un pequeño homenaje, y reavivo tu recuerdo, y todas las cosas hermosas que me dejaste. Gracias por todo lo que hiciste por mi, siempre te querré y te recordaré.

¡Muchas felicidades!