He aprendido de tu mucho en la vida

Abuelita querida, en este día especial, como cada año desde mi infancia, te iré a visitar, para darte un regalo, un gran abrazo y desearte un… ¡feliz cumpleaños! Para mi es uno de los momentos más felices del año, saber que continúas aquí junto a mi, dándome tus sabios consejos.

He aprendido de tu mucho en la vida, y sigo haciéndolo, pues con cada uno de tus bondadosos actos, me enseñas algo nuevo, ¡y que decir de tu buen sentido del humor! Es algo que me llama la atención desde siempre, tu manera de sacarle lo divertido a cualquier situación. Gracias por todos los momentos vividos a tu lado, que me han permitido crecer de la mejor manera, y quiero pedir un deseo… ¡y es que sean muchos más!